Catálogo de expositores

FIELDEAS

FIELDEAS

E31

39011 SANTANDER
Spain
https://www.fieldeas.com/

Somos desarrolladores de software de gestión de servicios en campo, especializados en digitalización de procesos de negocio en general y con un gran conocimiento en Logística y Transporte en particular. Ofrecemos una solución totalmente flexible y personalizable que es capaz de ayudar a mejorar los procesos de la cadena de suministro, conectando a cualquier trabajador, ya sea interno o subcontratado, con su compañía, desde cualquier dispositivo móvil propio o corporativo. Acércate a nuestro Stand E31 y averigua por qué compañías como XPO, Palibex, DHL o Grupo Celsa entre otros confían en FIELDEAS para ayudarles a mejorar sus procesos de logística y transporte.

#SOMOSTRACK&TRACE

Productos

Noticias sobre productos

  • La tecnología móvil al servicio de la cadena de suministro

    Lo primero, pongámonos en contexto:

    Pocos conceptos tienen tantos recovecos como el término genérico “proceso empresarial”. Un concepto que conlleva un halo de complejidad, que preocupa sobre todo, a CIO’s, CFO’s, CEO’s y todos los “C” de la empresa en cuestión.

    Las compañías estudian, evalúan alternativas, invierten y hacen enormes esfuerzos para conseguir mejorar la eficiencia de sus propios procesos empresariales. La que no lo hace y se centra en la eficacia, está condenada, como mínimo, a ser adelantada por la derecha por sus competidores. En este mundo la eficacia, esto es, llegar a la meta, se da por supuesto. Ahora es cuestión de eficiencia: llegar dando mejor calidad de servicio y/o ahorrando costes. Y si puede ser, mejor “y” que “o”.

    “La empresa que se centra en la eficacia en lugar de en la eficiencia está condenada, como mínimo, a ser adelantada por la derecha por sus competidores”
    Existe otro término, muy usado en transporte y logística, que es el de “cadena de suministro”. Y se llama cadena por el hecho de concatenar diversos procesos empresariales: es un proceso empresarial compuesto de otros varios procesos. Con lo comentado anteriormente, poco cabe decir en cuanto a la complejidad de la cadena de suministro...

    A toda esa complejidad que conlleva la cadena de suministro, se le suma el hecho de ser un proceso que se daba, históricamente, en entornos no digitalizados. En el hipotético caso de que todo estuviera bien controlado hasta el almacén o hasta el punto de recogida de mercancía, cuando un camión se cargaba y comenzaba el transporte, nos enfrentábamos a un desierto de información hasta que el camión llegaba (o no) a su destino. Si la carga pasaba por varios vehículos, si tenían que cambiar de rutas, si había incidencias, si tenían que pernoctar en parkings seguros, si tenían rechazos de albaranes, si había que gestionar logística inversa… había un sinfín de información necesaria para el proceso, pero estaba inmersa en un entorno no digitalizado, era información que sólo se conocía al final del proceso completo. Más arena para ese desierto de información.

    Pero como pasa con los pecados capitales, que tienen las virtudes correspondientes para poder combatirlos, las dificultades en la cadena de suministro también:

    Más stock frente a la falta de información del TER (Tiempo Estimado de Recepción)
    Llamadas telefónicas, ahora que hay móviles, frente a incidencias.
    Una app en Android para la gestión de entregas de albaranes.
    Ah, otra en iOS que algunos de mis subcontratados los usan.
    Esas soluciones, que son eficaces porque a fin de cuentas funcionan, hacen de la cadena de suministro un proceso empresarial altamente ineficiente.



    Entonces, ¿cuál es la opción para abordar con eficiencia los retos que conlleva la cadena de suministro?

    La virtud en este caso es la tecnología.

    Pese a que la problemática es compleja y muy diversa, todo gira en torno a un problema común: el flujo de información de forma rápida y fiable en toda la cadena de suministro. Si tengo información real del TER, podré minimizar mi stock, con cross dockings mucho menos costosos que los grandes almacenes con grandes stocks. Si tengo información de una incidencia, puedo tomar medidas apropiadas para paliar las consecuencias. Si tengo información de una entrega, puedo empezar a facturar sin esperar al albarán físico, días después. En general, si tengo la información real del estado de cada uno de los eslabones de la cadena de suministro, podré mejorar el proceso y tensar la cadena. Si no la tengo, la cadena termina en un ancla para mi empresa.

    “Si tengo información veraz del estado de cada uno de los eslabones de la cadena de suministro, podré mejorar el proceso y tensar la cadena. Si no la tengo, la cadena termina en un ancla para mi empresa ”
    A día de hoy, la tecnología hace posible tener herramientas de movilización de procesos de negocio que permiten que todos los eslabones que componen la cadena de suministro, de principio a fin, estén inmersos en un ecosistema donde el intercambio de información digital es posible. Eso otorga a las empresas la posibilidad de tener control sobre el estado de cada una de las tareas asociadas a la cadena de suministro, pudiendo establecer una comunicación de datos bidireccional entre las oficinas y el resto de los procesos que se dan fuera de ella, y permitiendo la interacción entre esos dos mundos hasta ahora desconectados. Ya no hay desierto de información y puedo manejarla desde el origen hasta el final de mi proceso, lo que permite tensar la cadena de suministro mucho más de lo que se hacía tradicionalmente.

    Ahora ya podemos saber en todo momento dónde están mis transportistas, qué han entregado y qué no, qué incidencias tienen, cuánto van a tardar en llegar a su próxima parada, qué tareas son las siguientes que tienen que realizar… Y no sólo es tener la información, sino actuar en consecuencia, realizar las acciones más acertadas en función de la información que ya se tiene. Ya podemos optimizar o reasignar rutas a nuestros transportistas en tiempo real, asignarles los parkings seguros más cercanos a su posición, controlar su huella de carbono, permitirles escanear documentos, fotografiar entregas, que les firmen albaranes, generar albaranes de cargo…



    Y ahora, ¿qué?

    Ahora, tecnología en mano, es hora de ver el enfoque de cómo abordar con garantías proyectos en un proceso tan complejo como el de la cadena de suministro. Es muy importante tener en mente que la tecnología debe estar al servicio de mi empresa, de mi departamento IT y de mis procesos, y no al revés.. Las compañías no tecnológicas que adoptan soluciones cerradas a procesos concretos en movilidad, se vuelven poco flexibles y esclavas de la tecnología.

    “Las compañías no tecnológicas que adoptan soluciones cerradas a procesos concretos en movilidad, se convierten en poco flexibles y en esclavas de la tecnología”
    ¿Por qué? Pues porque si mi proceso varía, no tendré la capacidad de variar las soluciones que ya existen, lo que me vuelve poco flexible. Además, si para cada eslabón de la cadena de suministro tengo una solución tecnológica, tendré que preocuparme de muchas soluciones y de integrar todas ellas para que la información pueda fluir. Eso sumado a que son soluciones cerradas, no es mi empresa la que define cómo debe ser la solución para que se adapte a mi proceso, con lo que tendré que adaptar mi proceso a la solución ya existente, lo que convierte a la compañía en esclava de la tecnología.



    Entonces ¿Cómo debería abordar un proyecto para digitalizar y optimizar los procesos en la cadena de suministro con ayuda de la tecnología?

    Exigiendo unas premisas mínimas a esa tecnología para que nos pueda ofrecer un servicio de auténtico valor añadido.

    1) Tecnología flexible y adaptable

    Es necesario poder crear y modificar aplicaciones móviles de una forma ágil y rápida, y poder desplegarlas a los trabajadores en función de roles o perfiles, con independencia del dispositivo final, lo que nos asegurará la flexibilidad y adaptabilidad necesaria. De esa forma podremos cubrir escenarios como la subcontratación, al no tener que preocuparnos de qué dispositivo es el que utilizan, o el de que los trabajadores internos usen su propio dispositivo (BYOD).

    2) La tecnología como fuente y receptor de información

    Evitar a toda costa el recurrente error de asociar la movilización de procesos de negocio con generación de aplicaciones móviles. Los procesos de negocio pueden ser complejos, y suelen pasar por varios estados hasta considerarse finalizados.

    Debemos por tanto contar con una especie de “Torre de control” que permita, por un lado, crear las aplicaciones móviles con las premisas mencionadas, pero por otro, debe permitir recopilar la información de los dispositivos y facilitar el hecho de tomar medidas lógicas en función de la información recibida: establecer “workflows” en base a las reglas del negocio que se definan.

    Además, esa “Torre de control” debe poder comportarse como un receptor de información, pudiendo recibirla de cualquier sistema de información. Es probable que, dentro de mi cadena de suministro, necesite obtener información del TMS, o bien saber la temperatura de la cámara frigorífica del camión para generar alarmas automáticas, o cualquier otra cosa que podamos necesitar. La tecnología debe asegurar poder recibir toda la información necesaria como para cubrir el proceso, sea éste muy sencillo o tremendamente complejo.

    3) Garantía de evolución

    La tecnología debe adaptarse a la realidad del momento, y es necesario exigir que se expriman todas las capacidades del dispositivo. Puede ser que un proceso no requiera utilizar todo lo que ofrece un dispositivo, pero si el día de mañana lo requiere, hay que contar con que puede hacerse sin problema. Este factor sirve además como vara para medir la calidad de la tecnología que estamos utilizando. Debe ser posible usar NFC, lectura de códigos de barras, escaneo documental desde el móvil, posicionamiento, firma, poder trabajar con y sin cobertura, e incluso poder configurar cómo y cuándo se desean enviar los datos desde los dispositivos, porque no queremos facturas innecesarias si estamos en “roaming”, o quizá porque queremos enviar los datos de texto bajo cobertura 3G o 4G, pero no las fotografías tomadas, eso ya para cuando tengamos wifi.

    Teniendo asegurados estos tres puntos, la tecnología sí que está al servicio de la cadena de suministro, y se convierte en una auténtica aliada que permite reducir los costes y mejorar la competitividad y eficiencia de las empresas.


    Si quieres saber más sobre Movilidad Empresarial, te esperamos en Logistics&Distribution el 23 y 24 de noviembre. Pabellón 9 - Stand I 17. Inscríbete de forma gratuita antes del 22 de noviembre introduciendo el código 30349

    https://www.linkedin.com/groups/1212117/1212117-61...

  • FIELDEAS Track&Trace Marca la Diferencia en Transporte y Logística

    Encuentra las 8 diferencias entre Logiplus y Logiless:

    1) Tubo de escape: Logiplus tiene la información de huella de carbono en tiempo real de todos sus transportistas, pudiendo tomar medidas para mejorarla. Logiless no.
    2) Almacén: Logiplus puede minimizar su stock al manejar información fiable del tiempo estimado de recepción de la mercancía. Logiless necesita un gran stockage
    3) Bolsillo: Logiplus puede factura desde el momento en el que entrega por tener digitalizado el albarán. En Logiless tendrán que esperar a que el albarán se recepcione en la oficina.
    4) Dispositivo móvil/papel: Logiplus tiene la información de entregas y recogidas en toda la cadena de suministro en tiempo real. Logiless sólo tienen la información cuando los transportistas vuelven.
    5) Paquetes: Logiplus tiene un sistema que controla cada una de las entregas, minimizando las errores. Logiless es incapaz de controlarlos.
    6) Reloj: Logiplus es mucho más puntual en sus entregas en toda la cadena de suministro gracias de la planificación de rutas de su flota. Logiless es menos puntual y eficiente.
    7) Los trabajadores: Logiplus ha implantado un sistema de movilización de procesos que hace de sus trabajadores personas más eficientes y productivos en su día a día. Logiless

    Si quieres descubrir la 8ª diferencia, te esperamos en Logistics&Distribution el 23 y 24 de noviembre. Pabellón 9 - Stand I 17. Inscríbete de forma gratuita antes del 22 de noviembre introduciendo el código 30349